¡Únete a la Comunidad Proikos
y recibe herramientas
gratuitas en HSEQ!

SÍGUENOS EN:

PRÓXIMOS EVENTOS

NOVIEMBRE

27
Nov

Avenida El Sol 2562 - San Borja

ENERO

9
Dic

Lic. Natalia Romero

Especialista en HSEQ Comprometida con la generación y promoción de espacios laborales seguros, saludables, eficientes y amigables con el medio ambiente.

Escribió: 3 post

Wellness Organizacional

Categoría: Seguridad
Categoría: Salud

Publicado el 14 noviembre, 2015

 

Durante este año los artículos relacionados a la promoción del bienestar a nivel organizacional se han incrementado notoriamente, hablar sobre bienestar, y cómo integrarlo en nuestro trabajo, se ha convertido en el tema más candente en las páginas de negocios, y eso no es ninguna sorpresa, porque, a pesar de que este enfoque era simplemente por altruismo hasta hace poco, ahora las grandes empresas se están dando cuenta de que la salud de sus colaboradores y la salud de sus resultados son inseparables.

 

En otras palabras, las grandes empresas han aprendido que la salud es un buen negocio. Como el Dr. Rajiv Kumar, escribió en la revista Harvard Business Review “un creciente cuerpo de investigación sugiere que la promoción de la salud y el bienestar de los colaboradores tiene un impacto significativo en la productividad; que, como todos sabemos, tiene una relación directa con la rentabilidad de la empresa “.

 

PRODUCTIVIDAD-01

 

 

Un estudio de la Universidad de Harvard demuestra que por cada dólar invertido en programas de bienestar, las grandes empresas obtuvieron $ 3.27 de reducción en costos de salud y $ 2,73 en gastos relacionados con el absentismo, esto se da debido a la conexión muy directa entre nuestro estado mental, corporal y la calidad de nuestro trabajo.

 

cerebro-01

Goleman describe el ciclo de trabajo-descanso-trabajo-descanso que se aplica a nuestra actividad cerebral y que ayuda a mantener el máximo foco en el trabajo, el máximo rendimiento requiere concentración total, y para mantener la atención enfocada necesitamos consumir energía; sin descanso, nuestros cerebros se desempeñan pobremente.

 

 

Los signos de un cerebro agotado son: distracción, irritabilidad, fatiga, y la búsqueda de uno mismo, esto se visualiza por ejemplo cada vez que necesitamos compulsivamente entrar a nuestra cuenta de Facebook en lugar de realizar nuestras labores; en otras palabras, esto sucede cuando un cerebro y cuerpo cansado es empujado  a trabajar largas jornadas de más de 8 horas.

 

 

Cuando tratamos el bienestar a nivel organizacional debemos tener en cuenta, que el no considerarlo dentro de la forma de laborar en la organización, implica un alto precio por pagar tanto a nivel particular como empresarial; el primero, en cuanto a la salud y la felicidad, y el segundo en términos de dinero. Así que, si queremos hablar de la maximización de beneficios, necesitamos hacer hincapié en la realidad de que lo que es bueno para los colaboradores también es bueno para el balance final de la organización.

 

 

igualdad-01

 

 

reloj-01

No es sólo el número de horas que trabajamos el que determina el valor que generamos, es la energía que traemos a las horas que trabajamos.

 

 

Los seres humanos estamos diseñados para pulsar rítmicamente entre el gasto y la energía renovadora. Así es como trabajamos óptimamente. El mantenimiento de un depósito constante de energía física, mental, emocional e incluso espiritualmente requiere reabastecimiento de combustible de manera intermitente.

 

En pocas palabras, el bienestar y la productividad no sólo están relacionados, son prácticamente indistinguibles. Según el Instituto iOpener, en una empresa con 1.000 colaboradores, la promoción del bienestar:

 

circulo1-01

Reduce el costo de la rotación del personal en un 46 por ciento.

 

 

circulo2-01

Reduce el costo de la licencia por enfermedad en un 19 por ciento.

 

 

circulo3-01

Aumenta el rendimiento y la productividad en un 12 por ciento.

 

 

circulo4-01

Los colaboradores más felices, en comparación con sus colegas menos felices, gastan un 40 por ciento menos de tiempo en la realización de sus tareas.

 

 

Es por ello que cada vez más empresas se están dando cuenta de que el bienestar de sus colaboradores es uno de los predictores más importantes del bienestar de la empresa.

 

Una de las empresas que fomenta el bienestar desde sus inicios, es Google, una de las clases más populares que ofrece a los colaboradores que se conoce como SIY, abreviatura de “Buscar dentro de ti mismo.” Fue iniciado por Chade-Meng Tan, ingeniero, Google empleado número 107, y el autor de búsqueda dentro de ti: El camino inesperado para lograr el éxito, la felicidad (y la Paz Mundial). El curso consta de tres partes: la formación atención, auto-conocimiento, y la construcción de hábitos mentales útiles.

 

 

Pero la tendencia va más allá de Silicon Valley y empresas como Google. Janice Marturano fundó el Instituto de Liderazgo. Consciente después de salir de General Mills, donde se estableció un programa de atención popular y una sala de meditación en todos los edificios de su campus. “Se trata de entrenar a nuestra mente a estar más centrada, para ver con claridad, para tener espacio para la creatividad y para sentirse conectados”, según la investigación de la compañía, funcionó: el 80 por ciento de los participantes dijeron que sentían que había mejorado su capacidad de tomar mejores decisiones.

En Intel, están ampliando su curso mindfulness 9 semanas “Awake @ Intel” para ponerlo a disposición de sus más de 100.000 colaboradores. Entre los que ya han participado, en una escala de 10 puntos que ha habido una disminución de 2 puntos en la experiencia de estrés, un aumento de 3 puntos en el bienestar y la felicidad; y un aumento de 2 puntos en la creatividad y las nuevas ideas. “La gente  se relaciona más auténticamente entre sí – más allá de los niveles de competencia y sus papeles”, dice Anakha Coman, quien co-fundó el programa junto con Lindsay Van Driel. “La máscara corporativa que la gente pone en cuando caminan por la puerta se reduce.”

 

 

PROYECTO-01

 

 

LL Bean, por su parte, anima a los colaboradores a crear sus propias iniciativas de bienestar. Si se llega a 15 o más inscritos, la empresa va a financiar el programa.

 

Johnson & Johnson tiene un programa denominado “Energía para el desempeño en la vida”, que enseña a los colaboradores no sólo cómo optimizar su productividad en el trabajo, sino también en casa, la participación de los colaboradores es de hasta 90 por ciento.

La creación de una cultura de bienestar en el trabajo no tiene que costar mucho dinero, pero sí requiere un profundo compromiso del CEO hacia abajo, la alta dirección articula una visión corporativa con el bienestar como una prioridad.

 

 

CANDIDATOS-01

 

 

Los recursos para llevar una vida sana y plena son abundantes, por ejemplo las opciones gastronómicas saludables, clases de yoga en la oficina, clases de meditación y pilates, además de promover talleres de salud mental para manejar el estrés, membresías de gimnasio gratis, y la incorporación de nutricionistas.

 

Una cultura de bienestar evoluciona continuamente, incorporando las sugerencias y comentarios de los colaboradores.

 

 

Los cuatro pasos para un programa de bienestar perfecto:

 

FLECHAS-01

La creación de una cultura corporativa de bienestar lleva tiempo, pero con el apoyo adecuado, una buena estrategia y esfuerzo constante, se puede llevar a cabo, después de todo, pasamos la mayor parte de nuestros días en el lugar de trabajo. ¿Por qué no hacer de nuestro lugar de trabajo el mejor ambiente posible?

 

 

CARAazul (1)-01

 

 

 

Webgrafía:

http://bit.ly/1WXz1jh

http://bit.ly/1O7TX4P

http://bit.ly/1SqSWFQ

http://bit.ly/1PstnXt

http://bit.ly/1HOQgfy

http://bit.ly/1SqT2xi

http://bit.ly/1NRtOce

Fuente Gráfica: www.freepik.es

 

Lic. Natalia Romero

Especialista en HSEQ

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE

MENU