¡Únete a la Comunidad Proikos
y recibe herramientas
gratuitas en HSEQ!

SÍGUENOS EN:

PRÓXIMOS EVENTOS

NOVIEMBRE

27
Nov

Avenida El Sol 2562 - San Borja

ENERO

9
Dic

La Percepción del Riesgo: Decisiones de cuidado

Categoría: Seguridad
Categoría: Seguridad

Publicado el 21 julio, 2015

Basado en la Publicación del  CampBell Institute. Risk Perception:Theories, Strategies, and Next Steps.

La comprensión de los riesgos y la forma en que son percibidos es un paso crucial hacia la creación de programas y campañas de sensibilización conducentes a hacer a las comunidades y lugares de trabajo más seguros.

 

La percepción del riesgo, o la capacidad de discernir los riesgos, está vinculada a la tolerancia al riesgo, o a la capacidad de la persona para aceptar una cierta cantidad de riesgo.

 

Una investigación realizada por el Instituto Campbell, en el ámbito de la toma de riesgos, y que explora las razones por las cuales las personas asumen riesgos dentro y fuera del lugar de trabajo, en base a un análisis del individuo, la comunidad y los factores sociales más amplios que afectan la percepción del riesgo y la tolerancia; sugiere que los programas para desalentar las conductas de riesgo tendría que hacer frente a estos dos conceptos: la tolerancia al riesgo, y a la capacidad de la persona para aceptar una cierta cantidad de riesgo. Desde esa perspectiva la investigación se adentra en una presentación de varias teorías para explicar la percepción del riesgo, incluyendo las teorías relacionadas con la motivación de la protección, la acción habitual, la compensación del riesgo y la acción social.

 

labe-01

 

En síntesis, la idea que presenta dicha investigación se puede resumir en los siguientes puntos:

 

CUADRADOSN-01-01

La toma de riesgo ocupacional y no ocupacional están relacionados.

CUADRADOSA-01-01

Los factores y las teorías de la percepción del riesgo son aplicables a una serie de comportamientos dentro y fuera del puesto de trabajo.

CUADRADOSV-01-01

Saber cómo y por qué las personas se involucran en conductas de riesgo podría ayudar significativamente en la creación de mensajes y programas para generar una cultura de seguridad dentro y fuera del lugar de trabajo.

 

Una encuesta acerca de la “definición del riesgo”, realizada durante la investigación, reveló que si bien la mayoría de la gente tiene un entendimiento básico de lo que significa el riesgo, y que es capaz de  proporcionar un ejemplo de lo que considera “conductas de riesgo”, sin embargo, no hay una “concepción universal de riesgo” o del nivel de riesgo inherente a ciertas actividades.

 

La amplia variedad de opiniones sobre lo que es y lo que no es un riesgo alto, implica que algunos individuos son más propensos a colocarse en situaciones peligrosas, y a poner a otros en peligro.

 

Si partimos de la definición estándar de riesgo como “una medida de la probabilidad y gravedad de los efectos adversos”. En otras palabras, el riesgo es un cálculo de la probabilidad de que un incidente se produzca, y dada su ocurrencia, lo severas que serían las consecuencias. El que la persona sea capaz de evaluar con precisión el riesgo en una situación o como resultado de un conjunto de acciones es, algo que se da a nivel cualitativo personal, es subjetivo y depende de la percepción del riesgo de la persona y su tolerancia al riesgo.

La percepción del riesgo es la capacidad de un individuo para discernir un cierto grado de riesgo, y la tolerancia al riesgo se refiere a la capacidad de una persona para aceptar una cierta cantidad de riesgo. Estos dos conceptos, están muy vinculados; ya que la incapacidad para percibir con precisión el riesgo puede conducir a mayores niveles de tolerancia al riesgo, y puede fomentar un comportamiento de alto riesgo. No obstante, el flujo de causalidad podría también ir en la dirección opuesta, con la participación habitual de la persona en comportamientos de alto riesgo, le conducen a un mayor nivel de tolerancia al riesgo y una menor capacidad de percepción de riesgo. De hecho existen investigaciones para apoyar estos dos modelos.

 

flechas-01

 

También es posible que una persona tenga la capacidad de evaluar con precisión el riesgo en base a la probabilidad de un incidente ocurrido y las posibles consecuencias de un incidente, pero que la persona está dispuesta a tolerar riesgos aún más altos. Estos llamados “buscadores de emociones” son la evidencia de que los niveles más altos de tolerancia al riesgo no están necesariamente vinculados a una menor capacidad de percepción de riesgo. La investigación sugiere que para desalentar comportamientos riesgosos, las campañas públicas y programas de trabajo deben centrarse tanto en la percepción del riesgo como en la tolerancia al riesgo.

Por otro lado la investigación también sugiere que los Factores que afectan a la percepción del riesgo y la tolerancia pueden ser categorizados como de nivel macro, meso o micro. Los cuales se refieren a factores que son estructurales o institucionales en la naturaleza (nivel macro), de par a par o a nivel de la comunidad (nivel meso), o en una nivel psicológico individual (nivel micro).

Factores que afectan la Percepción del Riesgo y  La Tolerancia

 

NIVELES-01

 

Así, uno de los factores a nivel Macro, la cultura de la seguridad y el nivel de liderazgo en seguridad dentro de una organización o comunidad puede tener un profundo efecto en los niveles individuales de la percepción del riesgo y la tolerancia.

En cuanto a liderazgo en seguridad, el enfoque de la seguridad entre gerentes y supervisores de la organización puede tener un efecto significativo en la percepción de la seguridad y el riesgo entre los empleados. Cuando la gerencia demuestra claramente el compromiso con la seguridad, la percepción de los empleados acerca del sistema de gestión de la seguridad se ve influenciada positivamente, resultando en menos conductas de riesgo y la reducción de las tasas de lesiones (O’Toole, 2002).

 

cultura-01

 

Otro de los factores a nivel macro que afectan a la percepción del riesgo y la tolerancia es el nivel de cumplimiento y confianza organizacional. La investigación en esta área sugiere que las personas son más propensas a tomar riesgos cuando ellos no creen que habrá sanciones por su comportamiento de alto riesgo, o cuando ellos no creen que su organización está interesada en su seguridad. Esto significa que los trabajadores que confían en que la administración está comprometida con la seguridad y salud de los empleados son menos propensos a tomar riesgos y tienen más probabilidades de adherirse al contrato de seguridad del empleador (Ford & Tetrick, 2011; Hambach et al., 2011).

A nivel Meso, la presión de grupo y de la comunidad es un factor que influye en cómo las personas perciben y toleran el riesgo. El estrés de los compañeros tanto dentro como fuera del lugar de trabajo puede inducir a la gente a tomar riesgos que van en contra de su mejor juicio. Por ejemplo, Davey et al. (2008) encontró que los conductores jóvenes conducen habitualmente alrededor de las barreras del cruce de ferrocarril – a pesar de creer individualmente que tales acciones sean peligrosas – porque la percepción de la comunidad y sus compañeros acerca de tal comportamiento era aceptable.

En los lugares de trabajo, los nuevos empleados pueden empezar a tomar atajos peligrosos en el desempeño de tareas de trabajo porque otros empleados más experimentados lo están haciendo. Mientras que un nuevo trabajador puede percibir inicialmente estos atajos como peligrosos, el deseo de cumplir con las actividades del grupo es fuerte, incluso si las actividades son de alto riesgo (Cooper, 2003; Harding y Eiser, 1984). Choudry y Fang (2008) observo efectos similares de la presión del grupo de trabajadores subcontratados que optaron por no usar los equipos de protección personal para evitar las burlas y el acoso de sus compañeros de trabajo. Marsh (2012), en una reciente ponencia en el Instituto Simposio Campbell, señala que los nuevos empleados o contratistas rara vez  “nadarán contra la corriente” si la mayoría de los trabajadores experimentados se comportan de manera insegura.

 

COMUNIDAD-01

 

Un factor a nivel Micro que afectan a la tolerancia al riesgo es el nivel de conocimientos de la persona con respecto a una situación. Los que están menos informados de la situación son menos propensos a tomar riesgos, mientras que aquellos con más conocimiento son más propensos a tener mayores niveles de tolerancia al riesgo. La advertencia aquí es que esto se refiere sólo a la propia percepción del individuo acerca de sus conocimientos, que puede no ser una evaluación objetiva real.

 

DUDA-01

 

El sesgo de optimismo es otro factor a nivel micro que influye en la percepción del riesgo. Es la tendencia de una persona a creer que un acontecimiento negativo es menos probable que le ocurra a él / ella que otras personas, y la percepción de la persona que él / ella es más adepto a evitar lesiones en caso de un evento negativo (Weinstein, 1984).  En seguridad en el trabajo, los trabajadores con exceso de confianza, minimizan amenazas potenciales, subestimando, a menudo, el riesgo asociado a un puesto de trabajo en un 20-30% de las veces (Cooper, 2003).

Teorías relacionadas a la Percepción del Riesgo y la Tolerancia

 

Teoría de la Motivación de la  Protección (PMT)

Según esta teoría, las personas son más propensas a protegerse a sí mismas cuando ellas se anticipan a las consecuencias negativas, tienen el deseo de evitarlas y sienten que tienen la capacidad de tomar medidas preventivas. La PMT postula que existe una relación entre la percepción de riesgo y lesiones e incidentes, y que la gente toma acción protectora cuando están motivados y tienen la capacidad y los instrumentos para hacerlo. PMT también afirma que estar motivado para protegerse a sí mismo requiere no sólo una adecuada percepción del riesgo, sino también las herramientas y habilidades para tomar acciones preventivas.

 

Teoría de la Compensación de Riesgos / Homeostasis del Riego

Esta teoría afirma que las personas tienden a tomar más riesgos cuando sienten una mayor sensación de seguridad. En otras palabras, los individuos ajustan su nivel de conductas de riesgo dependiendo de las medidas de seguridad que se encuentran en su lugar (Wilde, 1994).

La mayor parte de la investigación se centra en la seguridad del transporte donde la adición de características de seguridad para coches (Por ejemplo, bolsas de aire, frenos antibloqueo, cinturones de seguridad y sistemas de alerta) en realidad anima a la gente a abandonar sus habilidades de conducción defensiva porque se sienten adecuadamente protegidos por el vehículo.

En el campo de la investigación ocupacional, Bridger y Freidberg (1999) encontraron que los trabajadores que llevaba un cinturón abdominal y la práctica de una técnica de levantamiento cuclillas a menudo sobreestimaban  la cantidad de peso que era seguro para levantar porque creían que estaban mejor protegidos con estas medidas. Aunque la teoría de la compensación del riesgo está en disputa, esta sigue siendo válida en la predicción de algunas formas de comportamiento de riesgo.

 

Teoría de la Racionalidad Situada

Esta teoría argumenta que es erróneo presumir que los comportamientos seguros son inherentemente racionales y los comportamientos de alto riesgo son inherentemente irracionales. En otras palabras, es más probable una justificación racional y más explicativa de por qué la gente elige tomar riesgos,  que la de asumir que un tomador de riesgos es simplemente “loco” o que está en la búsqueda de emociones. Por ejemplo, las personas optan por tomar el sol al aire libre o utilizar los salones de bronceado a pesar del riesgo de cáncer de piel para mejorar su imagen corporal (Cafri et al., 2008).

Si la recompensa de la toma de riesgo es demasiado grande, a menudo se considera “racional” tomar riesgos. En la seguridad ocupacional, los trabajadores no usan equipo de protección personal, porque es más cómodo o conveniente (Hambach et al, 2011; Vernero y Montanari, 2007) y no cumpliran con los procedimientos de trabajo seguro con el fin de completar el trabajo de manera más eficiente (Slappendal et al., 1993). Como Finucane et, al. (2000) nota, cuanto mayor es el beneficio percibido de una actividad, menor es el riesgo percibido.

Ciertos aspectos de esta teoría están conectados con el concepto de presión de grupo y la comunidad. Tomar riesgos en el lugar de trabajo se justifica a menudo por los trabajadores que están tratando de “salvar la cara” frente de compañeros de trabajo o que quieren impresionar a los supervisores. Además, las estructuras empresariales y los sistemas de producción tienden a recompensar el comportamiento inseguro debido a las potenciales ganancias en compensación al logro de las metas de producción, y reconocimiento.

 Esta teoría también está relacionada con la teoría del comportamiento planificado (Ajzen, 1985; Ajzen y Fishbein, 1980) la cual encuentra en los diversos factores sociales, ambientales y psicológicos la influencia de la intención de una persona a participar en comportamientos de alto riesgo. Una persona tiene en cuenta no sólo sus propias actitudes hacia una acción, sino también las actitudes colectivas y normas subjetivas de los compañeros con respecto a la acción. Estas actitudes pueden servir de justificación y fundamento para la toma de un riesgo, sobre todo si la percepción del riesgo es baja y las recompensas potenciales (por ejemplo, el reconocimiento de sus compañeros o superiores) son grandes.

 

Teoría de la Acción Habitual

Esta teoría argumenta que la participación en conductas de alto riesgo, muchas veces sin un resultado negativo, a menudo disminuye el riesgo percibido asociado con este comportamiento. Aquellos que realizan repetidamente una acción de alto riesgo sin una consecuencia adversa finalmente se vuelven insensibles  al riesgo (. Kasperson et al, 1988; Weyman y Kelly, 1999).

Los estudios muestran que la toma de riesgos puede llevar a un círculo vicioso de comportamiento más peligroso si las consecuencias negativas no se notaron rápidamente. La percepción del riesgo sigue disminuyendo y la tolerancia  al riesgo continúa aumentando en este ciclo. Como Rodas (1997) dice: “Los comportamientos que son habituales no exigen la evaluación de riesgos o de cálculo para su hacer; simplemente se hacen “(217).

 

Teoría de la Acción Social

Esta teoría afirma que la gente toma riesgos debido a la presión de grupo o a una percepción generalizada de la comunidad de que una actividad es de bajo riesgo. Una persona podría ser persuadida a involucrarse en comportamientos inseguros si “todo el mundo lo está haciendo”, o la comunidad en general no percibe una acción como insegura.

Teoría de la Acción Social, también establece, que el significado social unido a comportamientos de alto riesgo (por ejemplo, “Cool” o “masculino”) es algo que puede conducir y motivar a la gente a participar en ellos. La Propensión al riesgo puede verse afectada por las expectativas de los compañeros de trabajo. Los individuos se ajustan a las normas del grupo para evitar sanciones (por ejemplo, las burlas, la intimidación, siendo etiquetado como “cobarde”) y comienzan a identificarse con el grupo y aceptar las percepciones del grupo y su comportamiento (Cooper, 2003; Harding y Eiser, 1984). Esta tendencia a conformar puede tener resultados positivos cuando un grupo de trabajo o la organización tienen una fuerte cultura de seguridad. Por ejemplo, los trabajadores que tienen interacciones más positivas de seguridad con compañeros de trabajo a través de conversaciones de seguridad y recompensas para el comportamiento seguro tienden a tener más percepción positiva de la seguridad y por lo tanto realizan un trabajo con mayor seguridad (Mullen, 2004).

 

La Teoría del Control Social

Fue introducida por primera vez por Hirschi (1969), y afirma que la conectividad a las organizaciones promueve el comportamiento de cumplimiento, y este puede reducir la probabilidad de comportamientos de alto riesgo. La investigación en esta área muestra que la conexión y afiliación de las personas con los lugares de trabajo tiene una influencia positiva en la percepción del riesgo.

El involucramiento de los empleados a través de voluntariado o de programas de seguridad tiende a elevar la conciencia de riesgo y reducir la toma de riesgos en el lugar de trabajo. Ser capaz de participar en la identificación de peligros y contribuir a la mejora de la seguridad del lugar de trabajo refuerza la afiliación con una organización y conduce a prácticas de trabajo seguras (Clarke & Ward, 2006;. Neal et al, 2000).

La Identificación con la organización, o con las metas organizacionales y una identidad colectiva de trabajo, fueron asociadas con un menor número de riesgos laborales y una mayor participación en la seguridad. Los empleados con mayor identificación organizacional fueron más propensos a fomentar entre sus compañeros de trabajo el cumplimiento de los procedimientos de trabajo seguro y tomar acción para detener los incumplimientos de los mismos. (Ford & Tetrick, 2011). Ford y Tetrick (2011) también encontraron que el empoderamiento psicológico y la identificación organizacional estaban vinculadas con el uso de equipos de protección personal cuando los supervisores comunican la seguridad como una prioridad. Finalmente, Garcia et al. (2004) encontraron que los puntajes de clima de seguridad están altamente correlacionados con el cumplimiento de las normas de seguridad y la frecuencia reducida de la exposición deliberada de riesgos laborales por parte del trabajador.

 

Finalmente las recomendaciones del Instituto Campbell y las empresas miembro, presentan un punto de partida de la forma de abordar los riesgos en la empresa, cuyas recomendaciones incluyen:

 

VB1-01

Analizar el diseño y la realización de los procesos para reducir los riesgos y evitar la determinación e imposición de riesgos en los trabajadores actuales y futuros.

VB2-01

Evaluar los enfoques del sistema de gestión para comprometer el liderazgo en el incremento de la percepción del riesgo y la reducción de la tolerancia al riesgo.

VB3-01

Repensar cómo medir el rendimiento laboral para eliminar la sobreexposición y la toma de riesgos en el trabajo por parte de los trabajadores.

 

Así, los gestores de riesgos en Chevron, una empresa miembro del Instituto Campbell, han resumido el impacto de cada teoría en el siguiente modelo integrado. En resumen, a medida que la cultura de la seguridad, el liderazgo y las sanciones se incrementan, la percepción del riesgo es mayor, la tolerancia al riesgo disminuye y el comportamiento de alto riesgo declina.

 

GRAFICO1-01

De lo revisado anteriormente se concluye que varios de los factores y teorías relacionadas a la percepción de riesgo y tolerancia al riesgo parecen tener ideas y conceptos que se superponen. El diagrama a continuación proporciona una idea visual de cómo estos factores y teorías están relacionadas entre sí.

 

linea-01-01

 

Ing. Natalia Vizcarra

 

 

Referencia Bibliográfica: CampBell Institute. Risk Perception:Theories, Strategies, and Next Steps.

Fuente Gráfica: www.freepik.es

MENU